martes, 22 de enero de 2013


VITAMINA D.

La vitamina D pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles (solubles en lípidos). Se encuentra en distintos alimentos en forma de ‘precursores’ y también puede ser producida por nuestro organismo luego de la exposición a los rayos ultravioletas (UV) emitidos por el sol.
Los precursores son sustancias que al ser metabolizadas o procesadas por el organismo se convertirán en vitaminas. Los alimentos tienen distintos precursores como el 7-dihidrocolesterol de origen animal y el ergosterol de origen vegetal. Ambos necesitan de la radiación solar para convertirse en provitaminas.

La luz solar es una fuente importante de vitamina D dado que los rayos UV dan inicio a las síntesis de vitamina D en la piel.

Ante el estímulo de la luz solar el 7-dihidrocolesterol se convertirá en cole calciferol (pro-vitamina D3) y el ergosterol en ergo colesterol (pro-vitamina-D2). Necesitan aún otra transformación para convertirse en las formas activas de la vitamina D.
La vitamina D entonces se deposita en el hígado, cerebro, piel y mayormente en los huesos.

ABSORCIÓN/ELIMINACIÓN
VITAMINA D
•Como vitamina liposoluble se absorbe en el intestino en presencia de sales biliares (fundamentalmente en yeyuno) mediante difusión a través de micelas.
•Se inactiva en los microsomas  hepáticos.
•Se elimina por la orina y las heces en forma inactiva.
•Puede atravesar la barrera placentaria

Por irradiación del 7-deshidrocolesterol con luz ultravioleta de 290 a 320 nm se forma la provitamina D3. A partir del 7-deshidrocolesterol (provitamina D) también pueden formarse otros compuestos inactivos de pendiendo de la longitud de onda UV y de la duración de la irradiación.

La reacción de conversión a provitamina D3 o colecalciferol tiene lugar en la piel y esta regulada por la pigmentación y queratinización del estrato superior de la misma. Una vez sintetizado, el colecalciferol se une a una proteína transportadora en la sangre, la DBP (Vitamina D Binding Protein). En el hígado se capta la vitamina D procedente de la piel y también la procedente de la dieta, absorbida en el intestino y transportada por los vasos linfáticos, donde es procesada a calcidiol o 25-hidroxi-vitamina-D3 y excretada por la bilis.

Esta forma monohidroxilada de la vitamina D no es la forma activa, sino que deberá sufrir otra modificación, esta vez en el riñón, donde se vuelve a hidroxilar formando calcitriol o 1,25-dihidroxi-vitamina-D3. Este paso depende de la situación metabólica del organismo: la enzima que cataliza esta reacción, hidroxilasa, está regulada extracelularmente por calcio, fosfato y paratohormona.

Las funciones clásicas de la vitamina D abarcan el control de la homeostasis del calcio, la regulación del crecimiento y desarrollo del hueso y la regulación del metabolismo del fósforo.
Una deficiencia de calcio en el organismo estimula a la hidroxilasa renal, a través de la paratohormona, liberando 1,25-dihidroxi-vitamina-D3 (calcitriol) que actúa promoviendo la absorción de calcio en el intestino y en el riñón, además de estimularse la reabsorción de calcio de los huesos.

El calcitriol, a través de la sangre, llega a las células del intestino o enterocitos, entrando en éstos directamente o a través de proteínas transportadoras (BDP). Una vez dentro, actúa directamente sobre el ADN produciendo la trascripción y síntesis de transportadores activos de calcio, que absorben hacia la sangre el calcio de la dieta.


VITAMINA E.

Esta vitamina perteneciente al grupo liposoluble se presenta en 8 diferentes formas llamadas tocoferoles y tocotrienoles. Cada forma tiene su actividad biológica propia. La forma más eficaz de la vitamina E es la alfa tocoferol.

Es un antioxidante que ayuda a proteger los ácidos grasos. Así cuida al organismo de la formación de moléculas tóxicas resultantes del metabolismo normal como de las ingresadas por vías respiratorias o bucales. Evita la destrucción anormal de glóbulos rojos, evita trastornos oculares, anemias y ataques cardíacos.

La absorción de la vitamina E es relativamente pobre, aproximadamente solo el 20% al 40% de la ingesta es absorbida. La absorción depende de la capacidad para digerir y absorber los lípidos.

Tanto la bilis como las enzimas pancreáticas son esenciales para su absorción. Se deposita lentamente en hígado, músculo y principalmente en el tejido adiposo. La vitamina E no es destruida por la cocción. Su destrucción se ve favorecida ante grasas polinsaturadas, la exposición a la luz, las frituras y ante el oxígeno.
La vitamina E usualmente es vendida como suplementos en la forma de acetato de alfa tocoferol. La forma sintética tiene la mitad de actividad comparada con la forma natural.


VITAMINA K.

La vitamina K, proveniente de la palabra danesa Coagulación (coagulación), pertenece al grupo de las vitaminas liposolubles.
Se la conoce también como la vitamina de la coagulación o antihemorrágica ya que interviene en la formación de numerosos factores que participan de la coagulación sanguínea evitando hemorragias.


Dentro de la familia de vitamina K se diferencian 3 tipos de compuestos:
v  La vitamina K1, llamada también filoquinona, que proviene de alimentos como vegetales de hojas oscuras, hígado, aceites vegetales, cereales integrales.
v  La vitamina K2, llamada también menaquinona, producida por bacterias del intestino.
v  La vitamina K3, menadiona, es la única variante sintética del grupo utilizada como suplemento cuando se presenta deficiencia de la misma.
v  La filoquinona es absorbida en el intestino delgado gracias a la intervención de las sales biliares, el jugo pancreático y las grasas provenientes de la dieta. Se transporta a través de la linfa junto a quilomicrones y lipoproteínas y se deposita en el hígado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada