jueves, 1 de noviembre de 2012

DIGESTION, ABSORCION, Y METABOLISMO

Digestión, absorción y metabolismo

¿Qué entendemos por estos términos?


El ser humano necesita materiales con los que construir o reparar su propio organismo, energía para hacerlo funcionar y reguladores que controlen ese proceso. La nutrición incluye un conjunto de procesos mediante los cuales nuestro organismo incorpora, transforma y utiliza los nutrientes contenidos en los alimentos para mantenerse vivo y realizar todas sus funciones.

Se puede decir que nuestro organismo vive de carbohidratos, grasas, proteínas y otros elementos esenciales (vitaminas y minerales). Sin embargo, ninguno de ellos puede absorberse como tal, por lo que carecen de valor nutritivo mientras no sean digeridos. 

La digestión transforma los carbohidratos, grasas y proteínas en compuestos que se pueden absorber: glucosa, ácidos grasos y aminoácidos, respectivamente.

La absorción implica el paso de los productos finales de la digestión, junto con vitaminas, minerales, agua, etc. a través del aparato digestivo a nuestro organismo.

El metabolismo se puede definir como el conjunto de reacciones químicas que permiten a las células seguir viviendo, y que implican a los nutrientes absorbidos. 

Utilización de las sustancias nutritivas por el organismo
Para el funcionamiento del cuerpo humano es necesario aportar alimentos. Las energías y sustancias son necesarias para el crecimiento, funciones corporales y mentales, conservar el calor corporal, reconstruir los componentes deteriorados o perdidos en procesos vitales, en resumen, para la actividad metabólica.
Los componentes llamados "sustancias nutritivas" son esenciales para el funcionamiento de nuestro organismo: proteínas, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales.


¿Cómo se produce la digestión?

Si intentamos imaginar como un alimento, el que sea, tiene que pasar a constituir parte de nosotros mismos, o servir para ayudarnos a realizar todas nuestras funciones, debemos aceptar que debe sufrir una transformación.

Ese alimento formaba parte de un organismo ya estructurado (constituido con carbohidratos, grasas, proteínas, etc), por lo que primero hay que degradarlo a elementos más simples, paso que se realiza mediante la digestión. Ésta se lleva a cabo en el aparato digestivo, y en ella colaboran dos elementos fundamentales producidos por las células de dicho aparato: la secreciones digestivas, y las enzimas. Por ejemplo, la secreción ácida del estómago no es un capricho que sirva para causar "acidez", sino que es necesaria para digerir adecuadamente las proteínas, la secreción biliar (bilis) es necesaria para disolver adecuadamente las grasas.

Las enzimas son un tipo de proteínas que regulan virtualmente todas las reacciones químicas dentro del organismo (en este caso "se pegan" a los nutrientes y favorecen que se degraden). La mayor fuente de enzimas se produce en el páncreas, pero también se producen en el resto del aparato digestivo, incluso en la boca.

DIGESTION:
Cuando comemos alimentos como pan, carne y vegetales, éstos no están en una forma que el cuerpo pueda utilizar para nutrirse. La digestión es el proceso mediante el cual los alimentos y las bebidas se descomponen en sus partes

más pequeñas para que el cuerpo pueda usarlos como fuente de energía, y para formar y alimentar las células.
Los órganos grandes y huecos del tracto digestivo poseen una capa muscular que permite que sus paredes se muevan. El movimiento de estas paredes puede impulsar los alimentos y los líquidos, y mezclar el contenido dentro de cada órgano. Los alimentos pasan de un órgano a otro mediante un movimiento muscular que se llama peristaltismo. La acción del peristaltismo se parece a la de una ola del mar moviéndose por el músculo. El músculo del órgano se contrae estrechándose y después mueve lentamente la porción contraída hacia la parte inferior del órgano. Estas ondas alternadas de contracciones y relajaciones empujan los alimentos y los líquidos a través de cada órgano.
El estómago debe realizar tres tareas mecánicas. Primero, debe almacenar los alimentos y los líquidos ingeridos. Para ello, el músculo de la parte superior del estómago debe relajarse y aceptar volúmenes grandes de material ingerido. La segunda tarea es mezclar los alimentos, los líquidos y el jugo digestivo producido por el estómago. La acción muscular de la parte inferior del estómago se encarga de esto. La tercera tarea del estómago es vaciar su contenido lentamente en el intestino delgado.
Varios factores afectan el proceso de vaciar el estómago, como el tipo de los alimentos y el grado de actividad muscular del estómago y del intestino delgado. Los carbohidratos, por ejemplo, son los que pasan la menor cantidad de tiempo en el estómago, mientras que las proteínas permanecen más tiempo, y las grasas son las que pasan la mayor cantidad

de tiempo. A medida que los alimentos se digieren en el intestino delgado y se disuelven en los jugos del páncreas, el hígado y el intestino, el contenido intestinal se va mezclando y avanzando para facilitar la digestión posterior.
Las principales hormonas que controlan la digestión son la gastrina, la secretina y la colecistocinina.
La gastrina hace que el estómago produzca un ácido que disuelve y digiere algunos alimentos. Es necesaria también para el crecimiento celular normal de la mucosa del estómago, el intestino delgado y el colon.
La secretina hace que el páncreas secrete un jugo digestivo rico en bicarbonato. El bicarbonato ayuda a neutralizar el contenido ácido del estómago cuando entran en el intestino delgado. Además estimula al estómago para que produzca pepsina, una enzima que digiere las proteínas, y al hígado para que produzca bilis.
La colecistocinina (“CCK” en inglés) hace que el páncreas produzca las enzimas del jugo pancreático, y hace que la vesícula biliar se vacíe. También fomenta el crecimiento celular normal del páncreas.


¿Cómo se produce la absorción?

La absorción se lleva a cabo a través de las células presentes en el tubo digestivo, principalmente en el intestino delgado. Estas células tienen multitud de pliegues para que la superficie de absorción sea la mayor posible. La capacidad total de absorción del intestino delgado es enorme: hasta varios kg de carbohidratos, 500- 1000 gr. de grasa, y 20 o más litros de agua al día. El intestino grueso absorbe fundamentalmente agua y minerales. Los nutrientes una vez absorbidos pasan a la sangre, desde donde son distribuidos hacia los distintos órganos.

Todo el proceso digestivo está regulado por el sistema nervioso y por distintas hormonas específicas. El estado psíquico influye en el proceso digestivo a través del sistema nervioso.


El metabolismo

El metabolismo incluye los procesos de síntesis y degradación que tienen lugar en el ser vivo y que sostienen la vida celular. Todos y cada uno de los nutrientes sufren un proceso metabólico.

La reserva de la glucosa: La glucosa absorbida es procedente de los "almidones" ó féculas, el azúcar común ó sacarosa, y de la lactosa (el azúcar de la leche).

Si nos fijamos en los hidratos de carbono, hay que considerar que la glucosa absorbida, puede tener 3 destinos:

Almacenarse en el hígado o músculo en forma de glucógeno (muchas moléculas de glucosa unidas) convertirse en grasa ser utilizada directamente


El glucógeno almacenado en el hígado es capaz de degradarse en glucosa y ser liberada a la circulación cuando se necesita, para mantener constante la glucosa en sangre durante el ejercicio o el ayuno. El glucógeno muscular se usa como fuente de energía en el propio músculo donde se convierte en ácido láctico (el exceso del mismo puede provocar "agujetas").

Cuando el aporte de glucosa es excesivo se transforma en grasa y se almacena de esta forma.


¿Qué enfermedades aparecen cuando se alteran?


Dada la complejidad de todas estas funciones la cantidad de alteraciones que se pueden producir es amplia.

Básicamente se separan las alteraciones de digestión (maldigestión) y absorción, cuyas alteraciones se engloban dentro del término general de síndrome de malabsorción, y consideraremos aparte las alteraciones del metabolismo.

Es evidente que si existe malabsorción se producirán alteraciones metabólicas, pero pueden existir alteraciones metabólicas sin alteraciones de la absorción (una vez absorbidos los nutrientes son transformados de nuevo, degradados, almacenados, etc. y a estos niveles pueden existir muchas alteraciones metabólicas).

 El catabolismo y el anabolismo son procesos acoplados que hacen al metabolismo en conjunto, puesto que cada uno depende del otro.
Factores que modifican la intensidad del Metabolismo.


EJERCICIO: Supone variaciones importantísimas en el metabolismo haciendo que este sea hasta 3 veces superior. Un hombre de 70 kg., gasta unas 2.000kc. En condiciones laborables duras llega a gastar del orden de 6000/7000 kc. 

INGESTIÓN DE ALIMENTOS: La ingesta lleva implícita un trabajo digestivo que supone un activación metabólica. Determinadas sustancias del alimento tienen una reacción estimulante   del metabolismo general del organismo como por ejemplo los aminoácidos, proteínas. A esta reacción se le llama ACCIÓN DINÁMICA METABÓLICA. 

EDAD: El metabolismo de un recién nacido es el doble que el metabolismo de un anciano. Está relacionado con los procesos de crecimiento y desarrollo. 

ACTIVIDAD HORMONAL: Existen diversas hormonas que aumentan el metabolismo como la hormona tiroidea, los andrógenos y la hormona del crecimiento (GH). 

ESTIMULACIÓN SIMPÁTICA: Es un poderoso estimulante del metabolismo general. 

CLIMA: El calor frena el metabolismo y el frío lo aumenta. El frío aumenta la actividad del Tiroides. 

SUEÑO: Durante el sueño disminuye el metabolismo como consecuencia del menor tono muscular y de la menor actividad simpática. 

FIEBRE: Aumenta el metabolismo.



¿Qué es la malabsorción?


La malabsorción constituye una enfermedad por la cual se absorben deficientemente los nutrientes a lo largo del intestino, se puede dar a varios niveles:

Por una alteración dentro del contenido intestinal (p. ej. una alteración en la secreción pancreática).

Alteraciones en la pared intestinal.

Alteraciones en los movimientos intestinales.


¿Cuándo debe sospecharse?


La sospecha de malabsorción se basa en una serie de síntomas que són básicamente: diarreas, pérdida de peso (por aumento de pérdidas), déficit de crecimiento en los niños, gases, anemia, osteoporosis, intolerancia a la leche, etc.

En general, el síndrome de malabsorción va a condicionar, además de síntomas gastrointestinales, alteraciones metabólicas "por defecto". Es decir, la malabsorción es una de las causas de alteraciones metabólicas. Para confirmar el diagnóstico y aclarar la causa de la malabsorción se necesitan pruebas específicas que las solicitará el médico.


¿Cuáles son las alteraciones metabólicas más frecuentes?

Las alteraciones del metabolismo aparecen por muchas causas, y de forma independiente. Se pueden considerar enfermedades metabólicas aquellas que producen defecto de algún producto o bien exceso del mismo.

En el mundo occidental las alteraciones metabólicas más frecuentes generalmente son secundarias a exceso de algún producto, p. ej. la diabetes, el colesterol alto, el ácido úrico elevado, obesidad, etc. En los países subdesarrollados son frecuentes los defectos metabólicos secundarios a malnutrición.

Las causas pueden ser múltiples pero generalmente se deben a una alteración genética exclusiva o bien a una suma de alteración genética más alteración ambiental. Por ejemplo la hipercolesterolemia (colesterol alto) puede deberse a un factor genético exclusivamente o bien a la suma de una predisposición genética más una dieta rica en grasas junto con ausencia de ejercicio físico


¿Cómo se tratan las alteraciones de la digestión y absorción?


Corrección de la causa:

Estas alteraciones se tratan intentando corregir la causa que las produce. Si la alteración constituye un déficit de enzimas pancreáticas, éstas se pueden dar en forma de cápsulas para intentar suplir la función del páncreas. La enfermedad celíaca consiste en una intolerancia al gluten por parte del intestino que condiciona una alteración de las células intestinales. El gluten se encuentra en varios cereales (trigo, avena, cebada, centeno) y alimentos que los contienen, los cuales habría que suprimir de la dieta. Etc.

La importancia del soporte nutricional:

En todos los casos hay que llevar a cabo un soporte nutricional adecuado para intentar mantener un peso corporal adecuado, y evitar un déficit de nutrientes. Hay que suplir cualquier tipo de carencias minerales como calcio, magnesio, hierro.. y oligoelementos.

A veces es necesario el empleo de nutrición artificial:

Fórmulas que aumentan el aporte energético y/o proteíco; en algunos de ellos, los nutrientes están parcialmente digeridos, lo cual facilita su absorción. En ocasiones es necesario el aporte de nutrientes por vía intravenosa (nutrición parenteral). 

Tratamiento de las molestias:

En ocasiones, es necesario usar un tratamiento de los síntomas para intentar cortar la diarrea cuando ésta es molesta (inhibidores del movimiento intestinal), o bien del dolor abdominal asociado (con analgésicos).


BIBLIOGRAFIA




integrantes del equipo

Lizbeth Calderas Santiago

Marisol García López







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada